Cuál es la verdad sobre las pastillas que quitan el apetito?

Si alguna vez has pensado ya en tomar pastillas para reducir el apetito, ¡no lo hagas! Puesto que estos preparados no tienen ningún efecto y el hambre tiene su causa
24.06.2019

¿Cuál es la verdad sobre las pastillas que quitan el apetito?

Las pastillas que quitan el apetito generalmente son complementos nutritivos que prometen adelgazarte reduciendo el apetito y dejando de comer tanto. Estas son generalmente pastillas con fibras que en el estómago absorben el agua, se hinchan, llenan al estómago, por lo que uno siente satisfecho y no come. Existen algunos tipos que optimizan el nivel de la glicemia y tratan de normalizar el apetito. Es una solución que parece muy simple para todos los problemas de adelgazamiento, pero si se pudiera solucionar tan sencillamente el problema del apetito, ¿por qué hay tantos obesos? ¿A caso sirven las pastillas para reducir el apetito? ¿Es suficiente tomar una pastilla para bajar de peso? ¿Por qué hay que disminuir el apetito? ¿Cuál es la verdad sobre las pastillas que quitan el apetito?

¿Por qué tienes hambre?

El hambre es una señal que viene desde el cerebro de que tomes algún alimento, porque lo necesitas.


Existen numerosos factores de motivación que estimulan al cerebro a emitir señales de hambre. Entre estas pueden existir señales falsas también, es decir, cuando en realidad no necesitamos la energía, la vitamina o los minerales de los alimentos, pero por algo llega la señal. Estos estímulos pueden ser provocados por apetitosos platos de alguna publicidad o los exquisitos olores que salen de las panaderías o de los restaurantes. Pero puedes recibir esta señal también cuando tengas estrés o no duermes suficientemente. Cuando el cerebro tiene motivo para emitir la señal, probablemente necesita algo. Llega esta señal por ejemplo, cuando es bajo el nivel de glicemia o no es adecuada la presión en el estómago. No necesariamente hay que pasar hambre para tener hambre. Si por ejemplo tomas demasiados carbohidratos, el organismo reacciona esto con la generación de la insulina, con lo que los azúcares de la sangre llegan a las células y en la sangre el nivel de glicemia será bajo a pesar de haber comido recientemente. Sin embargo, puedes volver a tener hambre aunque aún no te falten energías. Con el tiempo, así puede producirse la diabetes. ¿Pero, acaso una pastilla que quita el apetito sirve cuando viene esta señal?

¿Por qué tienes hambre?

Relaciones entre entrenamiento y hambre

Muchos expertos recomiendan comenzar a practicar deportes para adelgazar. Sí, esta es una excelente idea, pero con los deportes por sí no vas a conseguir el adelgazamiento, si no prestas atención a la alimentación. Puesto que la práctica de deportes significa consumo de energía que viene bien para adelgazarse, si no vuelves a comer lo que quemas con el deporte. Tu organismo exigirá la energía quemada y si le haces caso, comerás más y no vas a bajar de peso. Si comienzas a practicar sistemáticamente deportes, debes saber que tu organismo necesitará alimentos extras para regenerarse. Por eso, hay que transformar la alimentación. Para regenerar las células musculares es importante consumir suficientes proteínas. Para sustituir la energía la solución idónea es el carbohidrato, pero no da lo mismo qué tipo de carbohidratos consumes.  Por el sudor, tienes que prestar atención también a la ingestión de vitaminas y minerales, porque en caso contrario te cansarás más y serás más enervado que antes, sin sentir los efectos positivos de los deportes.

Las pastillas que quitan el apetito tienen fibras que se hinchan en el estómago o en los intestinos y luego, sin absorción, se evacuan del organismo.

 

¡Es importante pensar conscientemente en el objetivo y conforme a esto confeccionar la dieta!

Las pastillas que quitan el apetito

Como puedes ver, el hambre tiene muchas causas. Como también la obesidad tiene muchas causas, que pueden ser físicas o emocionales. La obesidad es consecuencia de que llega más alimento al organismo de lo que puede aprovechar, por tanto, se forman unos colchones de grasa para crear una reserva. O sea, uno come más de lo que necesita. ¿Pero por qué se come más? ¿Por qué tenemos más apetito?

El que come por estrés o por emoción, no come porque tiene apetito, sino para rebajar el estrés. Si el hambre tiene motivos hormonales, por mucho que se eliminan los síntomas, los motivos se mantienen. Por lo tanto, tampoco en este caso es una solución a largo plazo reducir el apetito.

Las pastillas que quitan el apetito tienen fibras que se hinchan en el estómago o en los intestinos y luego sin absorción se evacuan del organismo.


Pues bien, ¿pero qué pasa con los nutritivos útiles? Lamentablemente en este proceso tampoco éstos se van a absorber. Como aglutinan el agua, puedes deshidratarte fácilmente ya que por un lado se produce una deshidratación – por lo que te puede doler la cabeza, o se puede secar tu piel – y por otro lado tu organismo puede demandar líquido, con lo que se produce una gran retención de líquidos. El inadecuado suministro de agua causará problemas también en el sistema circulatorio, pero durante los ejercicios físicos tienes que enfrentarte también con desventajas. Puedes estar más fatigado, enervado y débil si no estás suficientemente hidratado.

Las pastillas que quitan el apetito

 

En lugar de las pastillas: una dieta adecuada y quema de grasas

Si tienes una dieta correcta y la cumples, es menos probable que tengas hambre o se aumente tu apetito. El régimen alimenticio óptimo es de al menos 5 comidas diarias, en que los nutritivos necesarios se distribuyen homólogamente, en la cantidad necesaria según tu masa corporal. Cada una de las comidas debe tener suficiente cantidad y calidad de carbohidratos, proteínas, grasas y además, hay que prestar atención a la ingestión de minerales y vitaminas durante el día. Con los carbohidratos de lenta absorción, se puede evitar los gigantescos picos de insulina que más tarde provocará hambre. Existen numerosos complementos nutritivos que realmente son eficientes y útiles. Así es por ejemplo la L-carnitina que estimula al organismo para aprovechar como energía el ácido graso que se libera durante los ejercicios, así como los complementos nutritivos termogénicos que, en la mayoría de las veces, contienen cafeína que intensifica el metabolismo, favoreciendo así un mayor consumo de calorías. No se debe olvidar que no solo con la alimentación, sino también con los deportes se puede hacer mucho para adelgazar. Se necesitan al menos tres entrenamientos semanales, pero es mejor hacer ejercicios, caminar, montar en bicicleta y ser activos todos los días.

Cualquier tipo de complemento nutritivo que consumas, es importante pensar en su efecto y si realmente lo necesitas. Si quieres adelgazarte exitosamente, esto no se deberá de una pastilla, sino a tu perseverancia, a tu voluntad y al adecuado equilibrio de energía. Si tu hambre no es motivo de la falta de algún nutritivo – por ejemplo sabes que has dormido poco, tienes estrés –, toma muchos líquidos (por ejemplo té verde) y come alimentos que te llenen y te hagan sentir lleno. Si estás en régimen de dieta y tienes mucha hambre, puedes ingerir algunos alimentos pobres en caloría, por ejemplo frutas o una barra proteínica. Se puede tomar tranquilamente en cualquier momento un batido de proteína, éste te llenará excelentemente y es sabroso, además de reducir los deseos por los dulces. Un par de almendras puede disminuir el apetito, pero hay que cuidarse con la cantidad, porque aunque contenga buenos ácidos grasos, es fácil consumir demasiado, lo que aumentará las calorías. Si te gusta el picante, puedes rayar al té un poco de jengibre o comer un poco de este, porque tiene un buen efecto sobre el nivel de la leptina que reduce el apetito.


Cómo mejorarías este artículo?




El contenido podría ser:





Cancelar

Te ha gustado este artículo?