Lactosa o Lactasa? No te confundas!

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y otros productos lácteos. El cuerpo necesita una enzima llamada lactasa para digerir la lactosa. ¿Quieres conocer más acerca de la intolerancia a la lactosa?

07.09.2016

Lactosa

La lactosa es el azúcar de la leche (leche de vaca, de oveja, cabra, del ser humano,etc), pero también está presente en muchos productos industriales como conservantes, por lo que se puede encontrar en carnes procesadas, margarinas, helados, salsas, algunos fiambres y embutidos, cereales enriquecidos, sopas instantáneas, alimentos y comidas preparadas, medicamentos, etc. Como podemos ver, la lactosa está presente no sólo en la leche, sino en una gran cantidad de productos alimenticios que se consumen a diario.

Lactasa

La Lactasa es una enzima que facilita la descomposición de la lactosa en azúcares más simples a nivel del intestino delgado y permite su absorción. Cuando el organismo no produce suficiente cantidad de lactasa o bien esta no realiza de forma adecuada su función de romper la lactosa, aparece la intolerancia a lactosa. Más de un 30% de la población del sur de Europa padece de esta patología.

Causas

Los cuerpos de los bebés producen la enzima lactasa para poder digerir la leche, incluida la leche materna pero genéticamente pueden estar predispuestos a presentar intolerancia a la lactosa después de la lactancia. Los bebés prematuros a veces tienen intolerancia a la lactosa y muchos niños la desarrollan a partir de los 3 años hasta muchos años después (adultos), por la pérdida progresiva de la producción de la lactasa. En tal caso el tratamiento consiste en la retirada de los lácteos de la dieta.

También se puede dar por causas secundarias: Una enfermedad que comprometa o lesione el intestino delgado puede provocar que se produzca menos cantidad de la enzima lactasa. El tratamiento de estas enfermedades puede mejorar los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Esto puede abarcar: Cirugía del intestino delgado, Infecciones en el intestino o enfermedades como Celiaquía o la enfermedad de Crohn.

Cuáles son los síntomas?

Los síntomas se presentan de 30 minutos a dos horas después de consumir productos lácteos y pueden agravarse al consumir grandes cantidades. Los síntomas más frecuentes son: dolor abdominal, gases, retortijones, enrojecimiento perianal, hinchazón abdominal, heces pastosas o diarreas, defecación explosiva o náuseas, sin repercusión importante para la salud.

Existen diferentes grados de intolerancia, por lo que hay personas que tras consumir mínimas cantidades de leche presentan síntomas y otras, sin embargo, necesitan grandes cantidades para notar esos síntomas de intolerancia. Además no todos los productos contienen la misma cantidad de lactosa, por ejemplo, una misma persona puede tener síntomas al beber un vaso de leche pero no al consumir quesos curados o yogures, porque éstos últimos tienen menos lactosa.

Diagnóstico, ¿Cómo saber si padezco de intolerancia o puede ser otro problema?

El método más utilizado para el diagnóstico es el Test de Hidrógeno, que consiste en ingerir una cantidad fija de lactosa y se confirma la intolerancia si hay un aumento del hidrógeno medido en el aliento.

Otro método, el Test Sanguíneo, consiste en medir con un análisis de sangre la cantidad de glucosa antes y después de administrar lactosa en diferentes intervalos de tiempo, en caso de no aumentar la glucosa seremos intolerantes.

Un  nuevo método es el test de Gaxilosa que consiste en administrar una sustancia al paciente que en presencia de lactasa se debe romper para generar xilosa en orina que es lo que finalmente se mide.

Tratamiento

El tratamiento consiste en suprimir los alimentos ricos en lactosa de la dieta según el grado de intolerancia. Se puede ingerir leche sin lactosa y evitar productos manufacturados con lácteos como conservantes. La supresión de la leche precisa consumir alimentos ricos en calcio como sardinas, salmón, gambas, espinacas, tofu, judías, brócoli y exponerse al sol para favorecer la absorción de vitamina D. Hay que tener especial cuidado con los medicamentos que contienen lactosa.

Existen suplementos de lactasa, con lo que en parte subsanamos el déficit de esta enzima, pero se recomiendapreferiblemente no hacer uso de manera continua y frecuente. Podemos tomarlos ocasionalmente si vamos a consumir algún alimento con lactosa y por supuesto cuando comamos fuera de casa y hayan chances de ingerir alimentos con lactosa.

Referencias: Federacion española del aparato digestivo, MedlinePLus.

----------

Miguel Ángel Angulo
Bicampeón de España - Men's Physique


Cómo mejorarías este artículo?




El contenido podría ser:





Cancelar

Te ha gustado este artículo?