Musculación para principiantes

Si en este año 2016 has decidido iniciarte en el mundo de las pesas, nosotros te ayudamos a dar el primer paso con estos buenos consejos.
20.01.2016

Cuando una persona decide asistir a un gimnasio puede ser por varios motivos, como por ejemplo porque ha decidido cambiar de hábitos y comenzar un estilo de vida saludable haciendo deporte, o porque quiere cambiar el estado de su cuerpo y aumentar el tamaño de sus músculos, o porque quiere eliminar grasa o perder peso en general, o porque quiere aprender algún tipo de lucha o arte marcial. Siempre que una persona decide asistir a un gimnasio es para mejorar su calidad de vida y tener buena salud. Además, la práctica de ejercicio hace que las personas se sientan mejor consigo mismas y ser más positivas, viendo la vida desde otro punto de vista muy distinto a las personas sedentarias.

Por otro lado están las personas que por algún motivo deciden no asistir al gimnasio y practicar ejercicio por su cuenta, o bien en sus casas o al aire libre. Esta opción también está muy bien ya que lo que importa es hacer ejercicio para sentirse vivo y gozar de buena salud. Si una persona no puede asistir al gimnasio por falta de tiempo debido al trabajo o la familia, por dificultades económicas o debido a la distancia, no debe frenarla para hacer ejercicio o practicar algún deporte. Hay que encontrar el modo de poder hacerlo para poder mejorar día a día.

En este caso vamos a ver como debe proceder una persona que decide asistir a un gimnasio con el objetivo de simplemente realizar ejercicio y mejorar su calidad de vida para sentirse mejor y abandonar el sedentarismo y las malas costumbres.

Lo primero que debe hacer esta persona es buscar un gimnasio lo más cerca posible de su casa o trabajo para que la distancia no sea un impedimento a la hora de entrenar, siempre asegurándose de que el gimnasio cumple con ciertos requisitos indispensables para hacer su estancia allí lo más cómoda y productiva posible. El gimnasio debe contar con unas buenas instalaciones debidamente aclimatadas con el material necesario para poder realizar musculación, es decir, pesas y máquinas que nos permitan realizar los entrenamientos necesarios para conseguir nuestro objetivo. También debe contar con personal cualificado para poder ayudar a los clientes en el caso de que sea necesario para resolver cualquier duda.

Una vez encontrado el gimnasio adecuado a nuestros objetivos, faltan dos cosas muy importantes para poder dar el cambio que hará cambiar tu vida por completo, la alimentación y la tabla de entrenamientos. Tanto la alimentación como la tabla de ejercicios deben estar enfocadas a tus objetivos, en este caso el acondicionamiento físico o mantenimiento.

Si nunca has asistido a un gimnasio debes tener clara una cosa, eres un principiante y debes actuar como tal. No es aconsejable empezar con grandes exigencias a un nivel muy elevado ya que lo único que conseguirás es, en el peor de los casos lesionarte y abandonar tu propósito. Si empiezas de cero debes hacerlo poco a poco de forma muy progresiva, sea cual sea tu condición física. Piensa que tus músculos no están acostumbrados a los ejercicios con pesas y necesitan tiempo para acostumbrarse. Lo ideal es asistir al gimnasio unas tres veces a la semana en días alternos por ejemplo lunes, miércoles y viernes para dejar el tiempo suficiente a los músculos para poder recuperarse del entrenamiento anterior y poder realizar el siguiente sin complicaciones.

Debes cuidar tu alimentación para conseguir buenos resultados y tener la energía suficiente para afrontar cada entrenamiento. Para ello deberás basar tu alimentación en alimentos sanos y variados como carnes blancas, pescado, arroz, pasta, patata, verduras, hortalizas, frutas, legumbres, leche, huevos, etc. Como ves son todo alimentos saludables repletos de nutrientes de calidad que te ayudarán a mejorar tu calidad de vida y a alimentar a tu cuerpo de la forma adecuada. Debes eliminar de tu alimentación todo tipo de fritos, bollería industrial, salsas industriales, comida rápida, alimentos precocinados, dulces, etc.

Deja que pases unos 3 meses y con eso será suficiente para una primera toma de contacto con el mundo de las pesas y ver si te gusta o no. En el caso de que te guste, ya podrás dar una vuelta a la tuerca y subir un poco la intensidad de tus entrenamientos.

En este tiempo ya habrás empezado a ver cambios positivos en tu cuerpo debido a la práctica de ejercicio y a los cambios en tu alimentación, por lo que seguramente decidirás seguir adelante con tu nueva vida y con objetivos a medio y largo plazo.

Escrito por: Rubén Del Toro by www.musculacionparaprincipiantes.com


Cómo mejorarías este artículo?




El contenido podría ser:





Cancelar

Te ha gustado este artículo?